La magnificencia de las cocinas americanas, aquellas que señorean en los “cottages” de Newport, ha servido de fuente de inspiración a Deulonder para proyectar una distinguida cocina de efluvios atlánticos. Entre las mansiones de Newport, en el rico estado de Rhode Island, sobresale el apoteósica The Breakers, propiedad de los Vanderbilt, símbolo del esplendor industrial de los Estados Unidos del siglo XIX El Versalles americano inspira a Deulonder ARTICULO 02
MARZO 2017
02 PORTADA
La mansión vista desde fuera. Con 70 estancias Versallescas. The
Breakers
01/07 La versión moderna y mediterránea de la cocina de los Breakers presenta un espacio diáfano que  incluye giños como la cabeza de vaca decorativa colgado a la pared, así como la alfombra en la zona comedor, que aporta calidez al conjunto. Un reloj tipo Grand Central Terminal de Nueva York preside la estancia, que mantiene la solera de la mejor época de la historia “yanki” sin renunciar a las comodidades y el confort del siglo XXI.
La cocina de los Vanderbilt disfruta de unas dimensiones en sintonía con la grandeza de la mansión y, ¿por qué no?, del país mismo. La gran mesa ovalada servía para preparar los alimentos, y los cocineros siempre tenían a mano la batería de cazuelas para preparar sus comidas. El suelo también es de baldosas de cerámica y la habitación recibe luz de los ventanales superiores. Todo está muy muy conservado y resulta fácil hacerse a la idea del trasiego que debía de acoger esta cocina.
Entre otros grandes negocios, los Vanderbilt  eran los amos de los ferrocarriles americanos que conectaron la costa este y oeste (unos seis mil kilómetros!). Tenían una fábrica para construir las locomotoras,  y fabricaron también estas consistentes cocinas de hierro fundido equipadas con hornos en la parte inferior, todo hecho a medida. El resultado es una cocina de aires industriales, rústica y sólida. Cabe señalar que, entre familia y amigos, solían ser comidas multitudinarias. En el siglo XXI, el equivalente sería una cocina de la marca francesa La Cornue, modelo Château, negra con ribetes dorados.  02/07 Jugando con tonos cromáticos muy opuestos -el blanco para la cerámica en espiga y los sobres de mármol, y el negro para los muebles y los cuarterones de las ventanas- estas cocinas se visten de mil botones con detalles dorados, como por ejemplo el frontal de la campana, o bien los apliques de pared sobre los ventanales. En medio, una mesa ovalada se ve coronada como su hermana americana por un “hanging rack” donde se puede colgar toda la batería de cocina, de cobre, por supuesto.  La cocina de los Breakers no era la de un restaurante, pero casi. La familia Vanderbilt tenía siete hijos y los invitados no faltaban nunca. Así que necesitaban unos buenos armarios para guardar la vajilla, y los situaron a un segundo nivel para aprovechar bien el espacio. Lo cierto es que se trataba de mansiones diseñadas con unos techos muy altos que permitían este tipo de operaciones. Todos los muebles para la vajilla tenían puertas de vitrina, prácticas y elegantes a la vez. Todo se conserva a la perfección en esta mansión, que está abierta al público desde el año 1948. 04/07 Armaris En el caso de la cocina Deulonder, se ha dedicado toda una pared para guardar la vajilla y otros utensilios en unos armarios empotrados con puerta de vitrina. También se ha instalado una barra tipo bar, con taburetes a conjunto, para poder preparar un simpático vermut antes de la comida. En este elemento, que contribuye a separar los armarios de la zona comedor, se puede instalar un frigorífico bajo encimera para poder preparar bebidas frías. 05/07 La nevera No puede faltar un buen frigorífico a tono con la majestuosidad del espacio. En este caso hay uno de doble puerta de la casa Sub Cero. De acero inoxidable, está enmarcado por los armarios lacados en negro. Respecto al pavimento es de barro tratado, que aporta la calidez de un suelo tradicional. 06/07 Siguiendo el mismo estilo señorial que se respira en The Breakers, que por otro lado no tiene nada que envidiar a Versalles, la cocina que ha diseñado Deulonder incluye una mesa circular para poder comer a la cocina mientras se contempla la vegetación del jardín y se disfruta de la luz que entra alegre por la puerta acristalada. Además, se ha dispuesto un horno asador Flamberge, también de la casa La Cornue, ideal para cocinar en familia. Al lado se encuentra la zona de preparación de desayunos con estantes abiertos para poner libros, así como maderas de cortar y bandejas. 07/07
www.deulonder.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies